No juegues con los sentimientos de las personas

corazon herido
Hace mucho tiempo cuando yo cursaba la secundaria escuché esta triste historia de amor, que llegué a pensar que solo en las telenovelas sucedía, pero luego alguien me contó que todas las novelas tienen un final feliz, pero esta historia no tiene un final feliz, si no todo lo contrario.

Despues de volver a escucharlo nuevamente de alguien muy cercano, pero con los papeles invertidos, he decido escribir esto para compartirlo con todos ustedes.

Resulta que había una muchacha que siempre comentaba que no había muchacho que se le resistiera, que cualquier hombre que ella se decidía a enamorar, lograba conquistarlo sin ningun problema y depues dejarlos asi nada mas, como si nada, cómo se divertía esta muchacha viendo sufrir a sus victimas, nunca pensó que algún día todo se le voltearía.

En una ocasión llegando a un pueblo nuevo donde nadie los conocían, hicieron una apuesta con una amiga de ella, apostaron a que enamoraría a un chavo que a la vista de ellas, estaba guapisimo, y que despues lo dejaría sufriendo.

Para la sorpresa de esta muchacha, en esta ocasión si se enamoró del guapisimo joven, pero ella decidió ignorar la apuesta, pues nunca apostaban dinero, si no que era solo de palabra, cuando la amiga le recordó que tenía que cumplir con la apuesta, ésta no quiso hacerlo diciendo que este muchacho era diferente, por no admitir que se había enamorado de él, pero la amiga enfurecida sin decirle nada a su amiga le conto todo al muchacho, agregando que la amiga no lo quería, que nunca lo quiso, que solamente era una apuesta.

Cuando la joven volvió a ver a su supuesto novio, él le reclamo todo, el joven con los ojos lagrimosos murmuraba, como había sido capaz de hacerle una cosa así.

Con los sentimientos revueltos de enojo y tristeza el joven le dijo a la muchacha que jamas la perdonaría, la joven derramó lagrimas tratando de explicar lo que había pasado, pero el muchacho simplemete respondió con una pregunta, ¿De verdad hiciste la apuesta?

La joven como nunca mentía tuvo que aceptar que en realidad todo había empezado con una simple apuesta, fué todo lo que escuchó el joven y se marchó, dolida por todo lo que había sucedido esa tarde, la joven fué tras de él, tratando de explicar que todo había cambiado cuando ella comenzó a conocerlo, que en verdad lo quería, y que lo amaba, agregó la joven, pero todo fue en vano.

En esta ocasión no solo fué el muchacho quien sufrió, si no que ella sufrió tambien, no solo destrozó el corazón del joven, si no que el de ella misma, después de varios días, el muchacho terminó por perdonarla, pero jamas volvió con ella, la aceptó como amiga, pero una amiga distante.

A todo esto, cabe mencionar que la joven se divertía con ellos porque su primer novio la había traicionado, y ella pensó que todos los hombres eran iguales, en ese momento se juró a si misma que solo jugaría con ellos, así como lo habían hecho con ella.

Queridos lectores saquen sus conclusiones, y que no les pase como a ésta joven.

No comments:

Post a Comment

Post a Comment